¿CóMO LUCHA FERRARI CONTRA LAS FALSIFICACIONES DE SUS COCHES?

Si existe una marca de coches que tiene que enfrentarse constantemente contra las falsificaciones, esa es Ferrari. Según la consultora Intebrand, la firma de Maranello se encontraba entre las 100 marcas más valiosas del mundo en 2022 (en el puesto 75º). Dentro del mercado del automóvil, la compañía italiana es una de las más famosas y su imagen se asocia al lujo, la exclusividad y el estatus.

Por eso, su emblema suele aparecer impreso de forma ilícita en todo tipo de artículos, desde gorras, camisetas o gafas de sol hasta, como señalan en Ferrari, en un frigorífico. Pero, además de la lacra de que el logo de la marca se utilice en falsificaciones ligadas al merchandising, Ferrari también lucha casi a diario contra las falsificaciones de sus coches, y para ello cuenta con su propio departamento legal.

Ferrari lucha a diario contra las falsificaciones de sus vehículos

En un artículo reciente publicado en la web oficial de Ferrari, Carlo Daneo, consejero jurídico general de la compañía, señala que “casi se da por sentado que habrá alguien que intente explotarla [la marca], vinculándose a nosotros sin tener ningún derecho a hacerlo”. El consejero destaca que “más allá de los accesorios falsos como camisetas y gorras, hay gente que fabrica ingeniosamente coches Ferrari falsos, por supuesto para venderlos a precios muy altos”.

“Los falsificadores son cada vez más hábiles”, explica Daneo. “Hay quienes utilizan chasis Ferrari auténticos para construir sobre ellos la carrocería de un modelo de mayor valor” El consejero destaca el gran trabajo que realizan los falsificadores: “Algunos vehículos están tan bien realizados que acaban siendo subastados y nuestra tarea es denunciarlos a las casas de subastas para que los retiren del mercado”.

Carlos Sainz le roba el Ferrari Daytona SP3 de tres millones de euros a Charles Leclerc

Daneo indica que “no siempre basta con retirarlos del mercado, queremos que se destruyan todas las falsificaciones”. Eso sí, no se recurre a la justicia en primera instancia. Ferrari trata siempre de mediar buscando una entente entre todos los involucrados: “Intentamos, siempre que sea posible, llegar a un acuerdo con la otra parte, para no tener que recurrir a la vía judicial”.

Sin embargo, cuando el propietario de la falsificación no está dispuesto a destruir el vehículo, sobre todo cuando ha gastado una buena suma de dinero en adquirirlo, Ferrari aplica “rigurosamente las normas y hace comprender al comprador las consecuencias legales a las que se enfrenta”, señala el consejero.

El foco también está sobre las modificaciones

La firma italiana incluso pone el foco en modelos Ferrari que han sido modificados por terceros. En ese caso, se le hace ver al propietario que “nunca será admitido en eventos oficiales”. Además, si las modificaciones alteran las características técnicas del vehículo, “pueden no estar cubiertas por la garantía correspondiente”. “En casos extremos”, recuerda Daneo, “podrían incluso comprometer su homologación para circular por carretera”.

A pesar de los esfuerzos de Ferrari para luchar para acabar con las falsificaciones de sus coches, la compañía no es capaz de subsanar todas estas irregularidades que atentan contra sus propios derechos de imagen y marca. Por ello, Ferrari ha puesto en marcha el Proyecto de Recompensas por Falsificaciones en el que animan a cualquier persona a denunciar estas supuestas copias ante la compañía quien, tras comprobar que se trata de una falsificación, enviará un agradecimiento oficial al colaborador y un regalo de Ferrari.

2024-07-08T13:45:14Z dg43tfdfdgfd